Archivos de Tags: facebook

Gobierno, Redes Sociales, el Minotauro y Nisman

Facebook Cristina Kirchner

Ha pasado más de una semana desde que fue encontrado muerto el fiscal de la justicia argentina, Alberto Nisman. Y en gran medida, los hitos de este caso que se han dado a conocer a través de las redes sociales han jugado un rol relevante.

La noticia la dio a conocer el periodista argentino Daniel Pachter a través de su cuenta de Twitter, mucho antes que otros medios, a través de dos tuiteos: el primero, a las 23:35 horas del 18 de enero:

Y el segundo, a las 00:08 del 19 del mismo mes:

Luego de todas las reacciones esperables en medios de comunicación y redes sociales frente a la muerte del fiscal –que al día siguiente de su muerte mostraría su investigación de 10 años sobre el atentado a la AMIA–, la Presidenta de la República Argentina, Cristina Kirchner, a las 20:34 horas del día lunes 19 de enero, a través de su cuenta de Facebook, realizó una larga “reflexión” sobre el caso, donde involucró a innumerables actores al debate, desde su experiencia personal, hasta el rol de los medios de comunicación, específicamente del Diario Clarín, incluyendo hasta portadas del medio en su posteo.

Facebook Cristina Kirchner

Lo primera que me llama la atención es que los comentarios o los “me gusta” a la publicación no fueron tan altos. Definitivamente, la conversación sobre el caso no se centró ahí y lo mismo sucedió con los tuiteos de Pachter, que tampoco tuvieron una difusión infinita. Lo segundo, es el uso que le da la Presidenta a Facebook, como un elemento de difusión e influencia política.

Podríamos hablar largamente de la pertinencia del contenido de los mensajes y el cómo emite sus juicios, la presidenta, juicios que a primera vista parecen irresponsables y subjetivos, para la primera autoridad de una nación. Un tercer punto, que ya comienza a rayar en la teoría de la conspiración, es si acaso la seguidilla de posteos de la Presidenta en redes sociales, corresponden a un “desahogo natural” o a un plan de “influencia en la opinión pública” y en los poderes del Estado más complejos.

Esta confusa trama de espías y terrorismo internacional, que más se parece al guión de House of Cards que a la realidad de un país, tiene como actor principal a las redes sociales.

Vemos la influencia, la velocidad en que se permea la opinión pública o como todos toman partido o convocan marchas desde las redes. Han puesto en la palestra a una presidenta que, insisto, aún no sabemos si ha hablado por “incontinencia verbal” o si han sido razones políticas por las que ha tratado de conducir la discusión desde su perfil en Facebook.

Después de ese primer posteo, que surgió originalmente desde Facebook, los siguientes mensajes fueron replicados o publicados al mismo tiempo desde el sitio de la Presidenta a Facebook, lo que intuye una planificación y coordinación mayor de sus palabras y juicios.

En paralelo a todo esto, aparece un tercer actor junto a Kirchner y Pachter. Se trata de la cuenta oficial del Palacio de Gobierno en Twitter, la Casa Rosada. Esta cuenta, cuyo contenido editorial, a mi juicio, dista mucho de ser una cuenta que difunde la agenda de un gobierno, sus políticas públicas y actividades, se ha convertido en otro ente opinante de un caso que debería quedarse radicado exclusivamente dentro del Poder Judicial.

Pero hay más. Lo que parece aún más grave es la publicación, desde dicha cuenta, del itinerario del viaje de Patcham, extraído desde Aerolíneas Argentinas. Las preguntas son válidas: ¿quién maneja la cuenta? ¿cuál es la intencionalidad política de publicar antecedentes personales del periodista? Y en definitiva, ¿qué busca la cuenta oficial de una casa de gobierno, al difundir el ticket aéreo de un periodista que dice escapar del país, pues es objeto de una persecución política?

La respuesta de Jorge Capitanich, Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación es, por decirlo menos, peculiar. En conferencia de prensa dijo: “Si un periodista dice que se siente amenazado, es importante publicar su paradero.

Una semana después de la muerte de Nisman, el 26 de Enero, la Presidenta Kirchner realizó una cadena nacional, en donde en más de una hora entregó más detalles, historias y opiniones sobre el hecho. ¿Qué estamos presenciando entonces? ¿El legítimo derecho de una autoridad de dirigirse a sus ciudadanos de una manera directa y sin intermediarios? ¿O más bien estamos frente a un uso poco prudente de las redes sociales como elemento de propaganda y incidencia política?

A mi juicio, es complejo que las redes sociales oficiales de un Estado se utilicen como medios de desinformación, intervención en otros poderes del Estado (como el Judicial), o lo que parece más peligroso el intento de intimidación de voces opinantes, como periodistas o medios de comunicación.

El caso de Nisman es bastante complejo e involucra demasiadas aristas, en las cuales son las redes sociales el medio desde donde se esta generando una discusión, que parece ser más veloz y con juicios más concluyentes, pero no más ciertos, sobre la evolución del caso.

Facebook y Yo

Siempre me han parecido interesantes las redes sociales, y su eficiente manera de potenciar las relaciones entre los seres humanos. Definitivamente Internet ha cambiado la manera en que las personas establecen sus lazos, se informan y toman sus decisiones.

En un ambiente en donde los referentes se han perdido y todo se puede reducir a fangosas redes de información e intercambio, las redes sociales aparecen como una oportunidad de hacer más transparentes y directas las comunicaciones.

Entendiendo esto, me llama mucho la atención lo que sucede con Facebook. Lo que en un momento fue una oportunidad de proveer una red que permitiese relacionarse con otros amigos, se ha transformado en una herramienta saturada y poco práctica.

¿No estaré exagerando?

En este momento tengo 1045 amigos en Facebook y se hace bastante inmanejable el poder comunicarme e interactuar personalmente con cada uno de esos, junto que posee ciertas funcionalidades un tanto innecesarias al existir mail y twitter. Una de las principales gracias de facebook en un principio eran los grupos, los eventos y las páginas, pero al masificarse y por ende atomizarse estas comunidades, su uso hace torpe e innecesario su uso.

Comunidad

A mi juicio, para el éxito de una red social es necesario que esta cumpla ciertos requisitos:

  • Objetivos Definidos: o en otras palabras “pastelero a tus pasteles”, para que funcione una red debe mantener un campo de acción definido y reglas de uso constantes. Pese a que puede evolucionar, debe tener coherencia en su manejo y uso.
  • Simpleza: No confundir a los usuarios
  • Integrables: Mantener una modularidad mínima y funcionalidades escalabres e integrables fácilmente con otras redes.
  • Saturación: No caer en el “spam social”, en donde la comunicación se multiplique exponencialmente y sea difícil lidiar con ellos o sea necesario personalizar demasiado sus funciones.

Desde mi punto de vista facebook, ha dejado de lado aquello que lo hizo tan interesante en un principio, dejo de ser una comunidad en donde distintas personas compartían sus experiencias, perdiendo de esta manera su objetivo primordial, en donde la simpleza e integrabilidad eran elementos fundamentales.

Hiperrrealidad

Esto me hace pensar otra cosa, el caldo de cultivo de las redes sociales es un estado donde las comunicaciones hipertrofiadas, necesitan más y mejores canales para propagarse, es decir una hiper-realidad, pero en la medida que estas mismas redes caen en esta hipertrofia, el fango inicial del cual intentan escapar estas redes, explota y nos muestra que no es posible escapar a estos estados propios de saturación.

Aplicación en Facebook: Sebastián Piñera

Hoy hemos liberado la primera aplicación para Facebook de Sebastián Piñera, lo cual como equipo nos deja muy contentos, y nos da la posibilidad de comenzar a dar señales sobre la apuesta que tendrá nuestra campaña online.

¿Por qué empezamos en Facebook?

Contamos con un gran activo en Facebook, primero porque es nuestro país la penetración de Facebook ha sido increíble, y segundo porque Sebastián ya cuenta con un gran capital: una red de adherentes de más de 65 mil personas. El asunto es que Facebook, desde sus aplicaciones básicas, no nos permite comunicarnos, hacer feedback, fidelizar y movilizar de una manera eficiente a estos adherentes. Por lo cual, a partir de las mismas herramientas que nos entrega esta red social, hemos generado un desarrollo específico, que nos permite:

  1. Obtener información de nuestros adherentes
  2. Viralizar nuestras redes
  3. Comunicarnos de manera segmentada con nuestros adherentes
  4. Generar propuestas ciudadanas, a partir de una pregunta abierta a la gente

La aplicación esta conectada a un CRM, el cual nos acompañará de muchas formas a lo largo de la campaña, y será una suerte de nodo central de ésta, a medida que vayamos haciendo crecer esta herramienta les contaré más detalles.

¿Que viene ahora en la campaña?

Pronto lanzaremos nuestro sitio web, lo importante es que entendamos la campaña presidencial online, como un proceso, que a partir de distintas etapas acompañará a la campaña en su conjunto. Por ahora, lo que nos interesa es poder maximizar la posibilidad que la “red 2.0″ nos regala: generar estrategias, para hacer más directa, colaborativa y distribuída la comunicación. Y en este caso particular – política – hacer un poco más cercanas a las autoridades a los ciudadanos.

Poco o nada se sabe o se ha escrito sobre este tema, y la “experiencia de Obama” parece un lugar común, pero estoy seguro que la tecnología agregará valor a nuestra campaña!