Archivo de la categoría: Opinión

Gobierno, Redes Sociales, el Minotauro y Nisman

Ha pasado más de una semana desde que fue encontrado muerto el fiscal de la justicia argentina, Alberto Nisman. Y en gran medida, los hitos de este caso que se han dado a conocer a través de las redes sociales han jugado un rol relevante.

La noticia la dio a conocer el periodista argentino Daniel Pachter a través de su cuenta de Twitter, mucho antes que otros medios, a través de dos tuiteos: el primero, a las 23:35 horas del 18 de enero:

Y el segundo, a las 00:08 del 19 del mismo mes:

Luego de todas las reacciones esperables en medios de comunicación y redes sociales frente a la muerte del fiscal –que al día siguiente de su muerte mostraría su investigación de 10 años sobre el atentado a la AMIA–, la Presidenta de la República Argentina, Cristina Kirchner, a las 20:34 horas del día lunes 19 de enero, a través de su cuenta de Facebook, realizó una larga “reflexión” sobre el caso, donde involucró a innumerables actores al debate, desde su experiencia personal, hasta el rol de los medios de comunicación, específicamente del Diario Clarín, incluyendo hasta portadas del medio en su posteo.

Facebook Cristina Kirchner

Lo primera que me llama la atención es que los comentarios o los “me gusta” a la publicación no fueron tan altos. Definitivamente, la conversación sobre el caso no se centró ahí y lo mismo sucedió con los tuiteos de Pachter, que tampoco tuvieron una difusión infinita. Lo segundo, es el uso que le da la Presidenta a Facebook, como un elemento de difusión e influencia política.

Podríamos hablar largamente de la pertinencia del contenido de los mensajes y el cómo emite sus juicios, la presidenta, juicios que a primera vista parecen irresponsables y subjetivos, para la primera autoridad de una nación. Un tercer punto, que ya comienza a rayar en la teoría de la conspiración, es si acaso la seguidilla de posteos de la Presidenta en redes sociales, corresponden a un “desahogo natural” o a un plan de “influencia en la opinión pública” y en los poderes del Estado más complejos.

Esta confusa trama de espías y terrorismo internacional, que más se parece al guión de House of Cards que a la realidad de un país, tiene como actor principal a las redes sociales.

Vemos la influencia, la velocidad en que se permea la opinión pública o como todos toman partido o convocan marchas desde las redes. Han puesto en la palestra a una presidenta que, insisto, aún no sabemos si ha hablado por “incontinencia verbal” o si han sido razones políticas por las que ha tratado de conducir la discusión desde su perfil en Facebook.

Después de ese primer posteo, que surgió originalmente desde Facebook, los siguientes mensajes fueron replicados o publicados al mismo tiempo desde el sitio de la Presidenta a Facebook, lo que intuye una planificación y coordinación mayor de sus palabras y juicios.

En paralelo a todo esto, aparece un tercer actor junto a Kirchner y Pachter. Se trata de la cuenta oficial del Palacio de Gobierno en Twitter, la Casa Rosada. Esta cuenta, cuyo contenido editorial, a mi juicio, dista mucho de ser una cuenta que difunde la agenda de un gobierno, sus políticas públicas y actividades, se ha convertido en otro ente opinante de un caso que debería quedarse radicado exclusivamente dentro del Poder Judicial.

Pero hay más. Lo que parece aún más grave es la publicación, desde dicha cuenta, del itinerario del viaje de Patcham, extraído desde Aerolíneas Argentinas. Las preguntas son válidas: ¿quién maneja la cuenta? ¿cuál es la intencionalidad política de publicar antecedentes personales del periodista? Y en definitiva, ¿qué busca la cuenta oficial de una casa de gobierno, al difundir el ticket aéreo de un periodista que dice escapar del país, pues es objeto de una persecución política?

La respuesta de Jorge Capitanich, Jefe de Gabinete de Ministros de la Nación es, por decirlo menos, peculiar. En conferencia de prensa dijo: “Si un periodista dice que se siente amenazado, es importante publicar su paradero.

Una semana después de la muerte de Nisman, el 26 de Enero, la Presidenta Kirchner realizó una cadena nacional, en donde en más de una hora entregó más detalles, historias y opiniones sobre el hecho. ¿Qué estamos presenciando entonces? ¿El legítimo derecho de una autoridad de dirigirse a sus ciudadanos de una manera directa y sin intermediarios? ¿O más bien estamos frente a un uso poco prudente de las redes sociales como elemento de propaganda y incidencia política?

A mi juicio, es complejo que las redes sociales oficiales de un Estado se utilicen como medios de desinformación, intervención en otros poderes del Estado (como el Judicial), o lo que parece más peligroso el intento de intimidación de voces opinantes, como periodistas o medios de comunicación.

El caso de Nisman es bastante complejo e involucra demasiadas aristas, en las cuales son las redes sociales el medio desde donde se esta generando una discusión, que parece ser más veloz y con juicios más concluyentes, pero no más ciertos, sobre la evolución del caso.

Identidad, responsabilidad e internet

wordle-by-lizzy

¿Quiénes somos realmente cuando estamos interactuando con otras personas en la red? ¿Nos definimos por los mismos parámetros éticos y morales con los que nos movemos en nuestra vida diaria? ¿Somos responsables por nuestros dichos y acciones en internet?

En los pocos años que llevamos conviviendo con internet, el uso funcional y simbólico que le damos a esta herramienta ha cambiado radicalmente. Si hasta hace unos años considerábamos internet como un espacio de “realidad virtual”, donde la red funcionaba como un espacio distinto en donde “vivíamos una realidad paralela”, sin tener un correlato cierto con nuestra identidad y actos; hoy internet y las redes sociales, se muestran como una extensión o proyección de nuestros actos y definiciones.

¿Somos responsables de nuestra presencia en la red? ¿Quién fija los límites y jurisdicciones de cómo han de ser considerados nuestros actos en espacios digitales? ¿Son nuestros actos digitales punibles?

A mi juicio debemos avanzar en varios sentidos, primero en entender que nuestras acciones en espacios digitales pueden tener consecuencias reales y que nuestra conducta debe ceñirse a las mismas reglas que mantenemos en el mundo “real”. Segundo: se debe avanzar en una suerte de nuevo “pacto social”, que incluya en las legislaciones el actuar en la red.

Con todo esto no estoy hablando de censurar, perseguir o coartar la libertad de los individuos, muy por el contrario, creo que es fundamental que entendamos, que tanto en nuestra vida digital, como en nuestros espacios “offline” somos sujetos de derechos y deberes.

Publicado en Revista RT

Editando porno en el trabajo


La destitución del funcionario de la Secretaría General de Gobierno. Hace relevante el problema del uso que se le da internet, tanto en el ámbito público, como en el privado.

Es importante considerar que dicho funcionario, se encontraba en su puesto de trabajo, utilizando recursos fiscales para “editar” pornografía; y que fue él mismo funcionario, con más de 20 años de servicio en la institución, quien recurrió a la contraloría, para apelar al dictamen del sumario interno que lo había sancionado con tres meses de separación de sus funciones y un descuento en su sueldo; siendo la contraloría quién finalmente aumento la sanción y dispuso la destitución del funcionario.

Hoy, cuando el uso de medios digitales es generalizado, es fundamental que las personas sean cautas a la hora de delimitar que contenidos o no pueden consumir en sus oficinas o, por otro lado, los padres saber que hacen y con quienes se relacionan sus hijos en la red.

El criterio es el sentido común, esto no se trata de, como muchas empresas y servicios públicos lo hacen, de bloquear el trafico a cuanto sitio de internet exista (pues con eso más que aumentar la productividad, generan un problema a sus funcionarios), sino en ser responsables en el uso que se le da a estas tecnologías en cualquier ámbito de la vida.

Internet y las redes sociales se han transformado en grandes canales de comunicación e información, los cuales son un gran aporte para el quehacer diario de las personas y es responsabilidad de los individuos el darles correcto uso.

Así como existen manuales de conducta en muchas empresas privadas, creo que se deberá avanzar en entregar mayor información a los usuarios y en el desarrollo de políticas que establezcan protocolos a seguir en estos casos.

Algo muy simple es separar los correos personales y corporativo, es decir mantener la comunicación personal en un correo y utilizar la casilla de la empresa solo para comunicación laborales. La privacidad, el cuidado de la identidad digital, la responsabilidad en las relaciones digitales; son asuntos que cada vez serán más importantes en nuestras vidas.

Pero, con todo esto y con una mano en el corazón, ¿A quién se le puede ocurrir editar porno en el trabajo y más aún en un computador fiscal?

Banda Ancha Libre

bandalibre-thumb


Ayer Telefónica lanzó un nuevo producto: Banda Ancha Libre. Creo que uno es uno es libre de comprar lo que quiera, pero definitivamente este producto de Telefónica es pésimo e induce al error de los consumidores.

¿de que sirve tener Internet “gratis” si no se puede acceder a wikipedia o a google earth?, o si se tiene que estar asociado a determinado proveedor de telefonía. El debate es otro: proveer banda ancha de verdad a precios razonables.

Los dejo con otras opiniones:

Huasonic – Banda Ancha Libre de Telefónica = EPIC FAIL
Cultura Digital – Los costos de la “banda ancha libre” de Telefónica Chile
Canal – Lo que es internet y lo que no es
Transmedia – Polémica nueva “Banda Ancha Libre” de Telefónica Chile

Facebook y Yo

Siempre me han parecido interesantes las redes sociales, y su eficiente manera de potenciar las relaciones entre los seres humanos. Definitivamente Internet ha cambiado la manera en que las personas establecen sus lazos, se informan y toman sus decisiones.

En un ambiente en donde los referentes se han perdido y todo se puede reducir a fangosas redes de información e intercambio, las redes sociales aparecen como una oportunidad de hacer más transparentes y directas las comunicaciones.

Entendiendo esto, me llama mucho la atención lo que sucede con Facebook. Lo que en un momento fue una oportunidad de proveer una red que permitiese relacionarse con otros amigos, se ha transformado en una herramienta saturada y poco práctica.

¿No estaré exagerando?

En este momento tengo 1045 amigos en Facebook y se hace bastante inmanejable el poder comunicarme e interactuar personalmente con cada uno de esos, junto que posee ciertas funcionalidades un tanto innecesarias al existir mail y twitter. Una de las principales gracias de facebook en un principio eran los grupos, los eventos y las páginas, pero al masificarse y por ende atomizarse estas comunidades, su uso hace torpe e innecesario su uso.

Comunidad

A mi juicio, para el éxito de una red social es necesario que esta cumpla ciertos requisitos:

  • Objetivos Definidos: o en otras palabras “pastelero a tus pasteles”, para que funcione una red debe mantener un campo de acción definido y reglas de uso constantes. Pese a que puede evolucionar, debe tener coherencia en su manejo y uso.
  • Simpleza: No confundir a los usuarios
  • Integrables: Mantener una modularidad mínima y funcionalidades escalabres e integrables fácilmente con otras redes.
  • Saturación: No caer en el “spam social”, en donde la comunicación se multiplique exponencialmente y sea difícil lidiar con ellos o sea necesario personalizar demasiado sus funciones.

Desde mi punto de vista facebook, ha dejado de lado aquello que lo hizo tan interesante en un principio, dejo de ser una comunidad en donde distintas personas compartían sus experiencias, perdiendo de esta manera su objetivo primordial, en donde la simpleza e integrabilidad eran elementos fundamentales.

Hiperrrealidad

Esto me hace pensar otra cosa, el caldo de cultivo de las redes sociales es un estado donde las comunicaciones hipertrofiadas, necesitan más y mejores canales para propagarse, es decir una hiper-realidad, pero en la medida que estas mismas redes caen en esta hipertrofia, el fango inicial del cual intentan escapar estas redes, explota y nos muestra que no es posible escapar a estos estados propios de saturación.

Filosofía y Derechos de Autor

heidegger

Desde la universidad, visito un sitio – aunque un tanto colorido – muy interesante:  Heidegger en Español. En donde de cuando en cuando, puedo repasar algunos textos interesantes.

Desde hace unos días este sitio, junto al de Derrida en Castellano, se encuentran “des-habilitados”, por un requerimiento de la Cámara del Libro Argentina, contra su autor: el profesor Horacio Potel.

Por una extraña – e increíble – razón Nietzsche en Castellano, sigue online.

Algo raro esta pasando aquí

Entiendo perfectamente el derecho de autor, definitivamente, es cierto que aquel que crea, mantiene, y difunde un conocimiento tiene todo el derecho a ejercer propiedad sobre él. Pero, ¿Cuál es el problema con que un profesor reúna textos, imágenes, ensayos, bibliografía, etc, etc., sobre un determinado filósofo?

¿De que manera se ven afectadas las editoriales con el increíble trabajo del profesor Potel?, a mi juicio: de ninguna, solo es un recelo un tanto esquizofrénico y una manera de entender el mundo de los derechos de propiedad un tanto alejada de la realidad del planeta.

Mantengo un cierto cariño por estos sitios, fueron de gran ayuda cuando estudiaba, cuando a veces no encontraba los libros en la biblioteca o no tenía dinero para más fotocopias. No puedo comprender que un gran trabajo recopilatorio, se vea afectado por gente que cree que se puede hacer millonaria vendiendo los derechos de los libros de Heidegger.

¿Cómo podemos ayudar?

Creo que es difícil, pero bueno, no imposible, hay un grupo en Facebook dedicado a apoyar a estos sitios:

Contra la desaparición de hedeggeriana.com.ar y jacquesderrida.com.ar

Conectividad y Desarrollo

En enero, Nokia Siemens Networks, lanzó un estudio sobre la conectividad en más de 50 países del mundo, el documento compara los índices de penetración y uso de Internet y de los móviles, desde tres perspectivas distintas: consumidores, gobierno y negocios.

¿Conectividad?

Por lo general, cuando pensamos en conectividad, nos imaginamos hardware e infraestructura (redes, fibra óptica, módems, wifi, etc.), me parece interesante el giro que se intenta dar en este estudio, en dónde se analiza desde una perspectiva del “uso” de las redes e infraestructura, y cómo sacan provecho a estas, a partir de sus “habilidades”, las personas, los gobiernos y la industria. La conectividad efectiva, entendida no sólo como una cuestión de acceso, sino como un conjunto de estrategias, del cómo utilizar y sacar provecho de las herramientas.

Pueden descargar este informe desde aquí – e información puntual sobre Chile, aquí – pero hay un par de datos que me parecen interesantes de comentar:

Nuestro país no aparece en los índices de innovación en relación a la infraestructura y disposición de las redes, y como estas ayudan a generar valor; pero sí aparece en tercer lugar, en cuando a los recursos y la eficiencia sobre la utilización de estas redes.

Aunque pueda parecer una paradoja, podemos deducir que estamos perdiendo una gran oportunidad de maximizar el provecho que le podemos dar a nuestras redes (educación, capacidad humana, desarrollo de software, etc). Aunque seamos eficientes en la gestión y uso de las redes, no estamos generando un valor real a partir de estas.

Deberían ser los privados, en conjunto con el gobierno, los llamados a aprovechar esta oportunidad. Tenemos una oportunidad interesante, de dejar de ser productores primarios, e innovar y desarrollar industrias más complejas y que generen más valor para nuestra sociedad.