Identidad, responsabilidad e internet

wordle-by-lizzy

¿Quiénes somos realmente cuando estamos interactuando con otras personas en la red? ¿Nos definimos por los mismos parámetros éticos y morales con los que nos movemos en nuestra vida diaria? ¿Somos responsables por nuestros dichos y acciones en internet?

En los pocos años que llevamos conviviendo con internet, el uso funcional y simbólico que le damos a esta herramienta ha cambiado radicalmente. Si hasta hace unos años considerábamos internet como un espacio de “realidad virtual”, donde la red funcionaba como un espacio distinto en donde “vivíamos una realidad paralela”, sin tener un correlato cierto con nuestra identidad y actos; hoy internet y las redes sociales, se muestran como una extensión o proyección de nuestros actos y definiciones.

¿Somos responsables de nuestra presencia en la red? ¿Quién fija los límites y jurisdicciones de cómo han de ser considerados nuestros actos en espacios digitales? ¿Son nuestros actos digitales punibles?

A mi juicio debemos avanzar en varios sentidos, primero en entender que nuestras acciones en espacios digitales pueden tener consecuencias reales y que nuestra conducta debe ceñirse a las mismas reglas que mantenemos en el mundo “real”. Segundo: se debe avanzar en una suerte de nuevo “pacto social”, que incluya en las legislaciones el actuar en la red.

Con todo esto no estoy hablando de censurar, perseguir o coartar la libertad de los individuos, muy por el contrario, creo que es fundamental que entendamos, que tanto en nuestra vida digital, como en nuestros espacios “offline” somos sujetos de derechos y deberes.

Publicado en Revista RT