Poder


Hace más de un año, escribí en mi blog algo sobre Cristián Monckeberg. Hoy en medio de las elecciones internas de RN, me he acordado de aquello:

Creo que a estas alturas ya todos los chilenos estamos informados sobre la actitud del senador Guido Girardi, quién hace aproximadamente un mes llamó a la Subsecretaria de Carabineros, pidiéndole explicaciones o una sanción a los dos Carabineros que le habían sacado un parte en el trayecto entre Santiago y el Congreso. Me imagino que ya todos tenemos nuestra opinión formada y obviamente a simple vista, nos preocupa la cultura del abuso del poder, y casi propiedad de las instituciones que algunos sienten.

¿Que hace que un Senador le pida a la autoridad explicaciones sobre una multa?, podemos estar de acuerdo o no sobre el procedimiento, pero lo que es alarmante es la manera en que entienden el poder algunas personas.
Esto me hace recordar una historia que me pasó hace un poco más de un año, que parece sencilla, pero muestra una manera de entender y ejercer el poder que da gusto:
Veníamos de un viaje al norte con un diputado, y su auto estaba en los estacionamientos para parlamentarios del aeropuerto, llegamos al auto y mi amigo parlamentario una vez arriba saca la placa que dice “cámara de diputados” del tablero del auto. Yo le pregunto por que hace eso, y me responde: «Pablo no es necesaria una placa para ejercer el poder». La placa le servía para tener el cupo de estacionamiento, pero no era necesaria en la calle.
En fin, luego de eso dicho diputado se ganó todo mi respeto, bueno …ya lo tenía pues lo considero un buen amigo, y me demostró que en este extraño mundo de la política y el poder, algunos entienden realmente como hacer las cosas.